aspectos entorno gato

El entorno de nuestro gato

Un gatito recién llegado a casa necesita que le prepares un entorno agradable para su confort. Los gatos son muy exigentes con todo lo relacionado con sus objetos de uso común y les gusta que todo se encuentre bien distribuido por la casa y siempre de acuerdo a sus gustos particulares.

Como norma general, para tu nuevo gatito necesitarás: comedero y bebedero; un cepillo para su aseo en casa, una camita, algunos juguetes y rascadores; y algunos areneros.

Su arenero a su gusto

El arenero es una parte fundamental en la vida de un gatito, por ello debes comprender cuál comprar, dónde ponerlo y cómo mantenerlo en perfectas condiciones. Los gatos son animales tremendamente inteligentes y no van a necesitar muchas explicaciones para aprender a usar su arenero, simplemente lo aprendieron al observar a su madre y lo repiten de manera bastante intuitiva.

Cinco consejos a la hora de mantener un arenero:

  1. Sitúa el arenero en un lugar cómodo y sin mucho tránsito para que tu gatito se sienta con mayor privacidad al usarlo. Idea: Ten siempre un arenero más del número de gatos totales en casa, así te evitarás conflictos en su uso. Compra alguno cubierto, a muchos gatos les gusta más porque le aporta mayor intimidad, además es más higiénico con el entorno al no dejar salir olores ni dejar escapar la arena al exterior cuando tu gato la mueva.
  2. Usa arenas aglomerantes neutras, sin aromas. Sabemos que el olor agradable de la lavanda puede gustarte mucho, pero desconocemos la opinión de tu gato. Además todos esos productos químicos que le aportan olor pueden ser potencialmente peligrosos, por lo que no son muy recomendables.
  3. Aleja su arenero del lugar de comida y bebida. A nadie le apetece este tipo de ambientación junto a su delicioso menú diario. Por ello, aunque a ti te resulte más cómodo tener todas sus cosas juntas, posiblemente a tu gatito no le parezca la mejor opción ni la más saludable.
  4. Ten siempre su arenero limpio. Debes de hacer limpieza de la arena sucia cada día. No, no queremos que tires toda la arena cada día, solo que limpies y elimines las deposiciones que haya hecho tu gatito durante ese día, conservando el resto de arena hasta su limpieza general semanal. Idea: no uses desinfectantes fuertes, pueden llegar a ser nocivos para tu gatito. Basta con que uses agua caliente y detergente neutro sin aroma para limpiarlo.
  5. Si no consigues que tu gatito use el arenero, puedes ayudarle de varias formas: la primera es pongas el arenero en el rincón de la casa que él haya elegido, de modo que así comprenda cuál es el lugar para hacerlo. Otra manera puede ser que tu gatito comience viviendo en una sola habitación de la casa, manteniéndolo inicialmente ahí con todo lo que pueda necesitar junto con un arenero. No te preocupes, el aprendizaje será rápido y pronto podrá ocupar toda la casa y tú podrás mover su arenero al lugar que tú elijas.

Controla dónde rasca tu gato

Los rascadores son el mejor aliado para tu gato y también para ti y tus muebles. Te recomendamos que busques varios y los sitúes en lugares de paso fundamentalmente. Piensa que si además puede escalar o tiene diferentes plataformas, puede suponer un excelente lugar para jugar y así reforzarás su uso habitual.

Sus feromonas son fundamentales

Los felinos tienen un vínculo muy importante con las feromonas que dejan con diferentes partes de su cuerpo.

Las feromonas faciales son las feromonas del hogar. Son las feromonas que le ayudan a en la localización de sus espacios en la casa y no, no te preocupes a ti no te huelen a nada. En muchos casos, cuando el gato cambia de ambiente o se limpia en profundidad pueden desaparecer. Este hecho desconcierta a tu gatito y le produce mucho estrés, por lo que deberemos de recurrir a diferentes soluciones como preparados comerciales para suplirlas.

En el caso de las feromonas de alerta y peligro sí debes eliminarlas. Éstas se suelen depositar en el transportín si no han vivido una buena experiencia en él, por lo que te recomendamos que limpies con detergente neutro su transportín después de cada uso.

Su alimentación, la base de todo

Cuando tu gatito venga a casa, no cambies su dieta de forma radical; mantén la comida que tenía antes de venir al menos unos días, mientras, puedes ir mezclando poco a poco la nueva dieta que quieras introducir con la antigua. Así evitarás la aparición de diarreas.

Controla que tu gato beba agua, debes siempre de tenerle agua fresca y limpia accesible. Piensa que los gatos habitualmente consumen poca agua ya que en la naturaleza ingieren mucha cantidad de ella con la comida fresca que ingieren. Idea: puedes proporcionarle a tu gato una fuente de agua que le estimulen a beber, por muy poco dinero puedes encontrar algunas muy buenas. Además, puedes ayudarle a consumir más agua introduciendo una toma de dieta húmeda al día.

Entradas recientes

Categorías

Tweets recientes

¿No has encontrado la respuesta a tus dudas?

Habla con nosotros
2018-01-12T08:00:26+00:00